El escudo de nuestra Facultad fue creado por el Dr. Alberto Patricio Ramírez  Galván  con el noble propósito de crear un símbolo de identidad para la institución y sus protagonistas: estudiantes y docentes quienes, actualmente lo portamos muy orgullosamente.

 

El escudo presenta en su parte central el bastón de Esculapio o Asclepios que yace erguido sobre el verde campo, al fondo en la parte posterior se encuentra el frontispicio de la Facultad, en un plano posterior se puede observar el cerro de San Felipe del agua, situado al norte de la ciudad y en la parte superior el azul del cielo entremezclado con nubes. Presenta dos fechas: 1827, corresponde la fundación de la Escuela de Medicina y 1955: año en que el Instituto de Ciencias y Artes del Estado se convierte en Universidad  “Benito Juárez” de Oaxaca.

 

Esculapio o Asclepios fue famoso en la antigüedad para los griegos y los romanos, aparece en la Ilíada de Homero, y su existencia trasciende los tiempos debido al reconocimiento de los pueblos antiguos por la excelencia que desarrolla, en su ejercicio profesional, en la atención de los enfermos e incluso en la resucitación de muertos, su fama fue tan grande que figura entre uno de los médicos divinizados por la humanidad, considerado como hijo de Apolo y Coronis hija del rey de Tesalia, educado por el centauro Quirón en el arte de la curación y de la casa.

 

En las diferentes esculturas que se hicieron de él aparece con un báculo rodeado por una serpiente. El báculo es considerado como su nombre lo dice un bastón que evoca un ser que constantemente va de un lado a otro, y la serpiente en casi todos los pueblos antiguos, incluyendo el nuestro significa sabiduría y cambio o evolución. El báculo de Asclepios, que lo representa, ha sido tomado como símbolo por muchas instituciones médicas en el mundo como aspiración a alcanzar el nivel de entrega en la profesión de Esculapio.

 

El frontispicio pertenece a lo que fue la ex hacienda de Aguilera, fundada hacia fines del siglo XVII, es un edificio de estilo neoclásico de la época porfiriana en donde actualmente se encuentra la Facultad de Medicina y Cirugía.

 

El cerro de San Felipe del Agua es el paisaje natural que enmarca a la Facultad vista desde el sur. Y es un cerro que actualmente es considerado Parque Nacional “Benito Juárez” y fuente del agua, que desde siempre ha suministrado a la ciudad.

El pasto simboliza la tierra, la objetividad y la vida a preservar.

El cielo los ideales que alberga el espíritu de un estudiante